Saltar al contenido
FinAlopecia

La web de referencia sobre la Alopecia

La alopecia o pérdida del cabello (calvicie) es una afección que preocupa al ser humano, tanto a hombres como a mujeres, desde hace mucho tiempo. De hecho el número de consultas a especialistas médicos con preguntas sobre este problema capilar ha aumentado considerablemente a los largo de los años debido, en parte, a la presión social que existe sobre la estética del cabello.

¿Qué es la alopecia?

La alopecia es una pérdida desmesurada de pelo. Un debilitamiento importante de los folículos pílosos y la salud del cabello que origina una importante caída del cabello de las personas a lo largo del tiempo hasta el punto de originar una calvicie permanente.

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), la alopecia es un sustantivo femenino que se define una manera muy sencilla y clara.

“Caída o pérdida patológica del pelo”

Tipos de alopecia

Existen varios tipos de alopecia que afectan directamente a la caída del cabello. En esta clasificación debemos diferenciar entre las alopecias cicatriciales y no cicatriciales.

Alopecia NO Cicatricial

Son las que se reconocen mejor, y no son irreversibles, ya que con el diagnóstico y el tratamiento médico adecuado se puede recuperar el pelo que se ha caído. En este tipo el folículo piloso no es destruido y solo presenta una anomalía en su funcionalidad con lo que el tratamiento puede resolver el problema. De hecho se han dado casos que este tipo de alopecia ha desaparecido sin tratamiento, simplemente por la propia reacción del cuerpo humano. En esta categoría encontramos:

  • Alopecia Androgénica o Androgenética. Es la conocida como la calvicie común y se da en la mayoría de los casos. Es un tipo de alopecia originada por causas genéticas y hormonales que alteran las fases de crecimiento de los folículos pílosos por medio de la metabolización de la testosterona que se transforma en Dihidrotestosterona o DHT. Por el momento solo Finasteride y Minoxidil son los dos tratamiento probados para hacer frente al debilitamiento y posterior pérdida de pelo.
  • Alopecia Areata. Es la caída puntual del pelo en una zona concreta (conocida como monolocularis), normalmente se da en la zona de la cabeza, pero hay casos que se producen en la barba, las cejas, u otras áreas del cuerpo. El origen de este tipo de alopecia areata no está claro pero si se sabe que hay una relación directa con la genética, procesos autoinmunes o inflamaciones neurogenéticas. Su tratamiento viene dado por tratamiento tópicos como el Minoxidil, los corticosteroides o las terapias combinadas que ayudan a estimular el folículo.
  • Alopecia Difusa. El paciente sufre una pérdida brusca de pelo en poco tiempo, pero reversible del todo. No se origina en una parte concreta del cuero cabelludo y viene provocada por una acción concreta como puede ser el desajuste hormonal después de un parto, por hipertiroidismo, estrés, mala nutrición, etc.  
  • Alopecia Traumática. Como su propio nombre indica la alopecia en este caso aparece por la agresión física que sometemos a nuestro cabello con peinados demasiado tensos sujetos en trenzas, colas de caballo o moños. Podemos distinguir tres causas claras de alopecia traumática: Tracción se genera por la tensión en el peinado. Presión que se genera por el roce constante del cuero cabelludo con alguna superficie y es muy común en la alopecia Infantil. Tricotilomania que consiste en la autolesión de arrancarse el pelo por hábitos nerviosos.
  • Alopecia de la Enfermedades Sistémicas. Normalmente tiene un origen endocrino, o por algún tipo de infección, aunque otra de las causas puede ser el Lupus Eritematoso Sistémico (LES), que es una enfermedad autoinmune que puede afectar a este tipo de caída.
  • Alopecia por Síndromes Heredados. La enfermedad se transmite de forma genética y en estos caso suele existir un patrón genético común en miembros de la misma familia. Las patologías más comunes suelen ser la Atriquia congénita, la Alopecia Triangular Temporal, Síndrome del cabello Anágeno Suelto, la enfermedad genética Monilethrix y la Displasia ectodérmica anhidrótica.
  • Alopecia por Drogas o Fármacos. En ocasiones algunos efectos secundarios de tratamientos con fármacos puede provocar alopecia en las personas. Por ejemplo un exceso de consumo de vitamina A, fármacos antitiroideos, o anticoagulantes. Por norma general el paciente comienza a recuperar el cabello cuando deja de tomar estos medicamentos.
  • Alopecia Universal. Es la pérdida total de pelo en todo el cuerpo debido a enfermedades autoinmunes que atacan directamente los folículos pilosos. Normalmente este tipo de alopecia se engloba dentro de la alopecia areata precisamente por ese factor autoinmune.

Alopecia Cicatricial

Este tipo de alopecia por desgracia es irreversible y no tiene cura, ya que se produce un daño en la raíz del cuero cabelludo donde se da el crecimiento del pelo quebrándose la posibilidad de que los folículos pilosos recuperen su función natural. Dentro de este tipo de alopecias encontramos:

  • Por Dermatosis. Son enfermedades de la piel que desembocan en alopecia cuando afectan al cuero cabelludo y hay un daño cicatricial en él. Por ejemplo, Liquen Plano, Síndrome de Graham-Little, la Esclerodermia o Sarcoidosis.
  • Por Enfermedades Infecciosas. Donde nos vamos a encontrar patrones de enfermedades Bacterianas como la Sifilis o la tuberculosis que pueden desembocar en este tipo de alopecia, igual que la Lepra, aunque en este caso la alopecia afecta a la barba y a las cejas. Virales como los herpes pueden afectar al crecimiento natural del cabello. Micóticas como Favus, Querión de Celso o la Foliculitis candidiásica que aunque es un diagnóstico menos habitual también provoca alopecia cicatricial.
  • Por síndromes Clínicos Decalvantes. Como Pseudopelada de Brocq, la alopecia frontal fibrosante, Foliculitis Decalvante son las enfermedades propias de este tipo de alopecia irreversible.
  • Alopecia Tumoral. Se da por la aparición de tumores y linfomas que afectan al cuero cabelludo y su crecimiento.

Causas de la pérdida de cabello

Debe ser un especialista el que haga un diagnóstico y valoración de las causas que provocan la alopecia en un paciente. Es importante determinar qué tipo de alopecia se trata y en qué fase está para poder aplicar el tratamiento correcto y subsanar el problema. Existen numerosas causas por la que afectan a nuestro pelo y producen la pérdida de cabello, por eso debemos ser sinceros cuando hablemos con el dermatólogo y este nos pregunte por nuestra dieta, nuestro nivel de estrés laboral, si estamos tomando algún tipo de medicación o drogas. En caso de las mujeres el especialista querrá saber sobre alteraciones hormonales, si está o ha estado embarazada, si se ha entrado ya en periodo de menopausia.

  1. ✅  Estrés. Es una de las lacras de nuestro tiempo. El estrés puede afectar a nuestro sistema nervioso e incluso inmunológico. Y entre otros órganos puede afectar al crecimiento natural del pelo, afectando el cuero cabelludo y facilitando la alopecia. La buena noticia es que se trata de un proceso reversible y que tiene cura cuando se bajan esos niveles de estrés.
  2. ✅  Dieta. La dieta inadecuada también tiene una repercusión directa sobre el debilitamiento del pelo y la caída de éste. El pelo está constituido en su mayoría por proteínas, por tanto, llevar una dieta proteica correcta es muy importante para la salud del cuero cabelludo. Por tanto hay que evitar esas dietas de choque que no poseen alimento proteicos en su composición, porque esta pérdida de proteínas hace que nuestro organismo busque ahorrar proteínas que no envía a la formación del pelo, por tanto éste se debilite y se desprenda de manera sencilla por tracción o roce. La solución de este problema se solventa introduciendo alimento con proteínas de nuevo a nuestra dieta alimenticia diaria.
  3. ✅  Infecciones. La infecciones importantes que conllevan la aparición de fiebre alta pueden provocar que a los 2 o 3 meses de haber sufrido el proceso el pelo se caiga. No hay que alarmarse por esta situación ya que es el propio organismo el que se encarga de devolver el cabello y el proceso de crecimiento a niveles normales.
  4. ✅  Embarazo y Parto. Durante el embarazo las mujeres aumentan y alteran considerablemente sus niveles hormonales. Esto hace que durante este periodo el pelo se caiga menos. Cuando se da a luz los niveles de hormonas se regulan y el pelo sobrante entra en la fase de reposo cayéndose en los siguientes meses tras el parto. Es una reacción natural del organismo que se encarga de solventar él mismo recuperando el ciclo normal del cabello una vez que se regula el proceso hormonal.
  5. ✅  Medicamentos y fármacos. Algunos medicamentos presentan efectos secundarios (es un porcentaje pequeño) que pueden afectar al pelo y provocar que éste se desprenda. El exceso de vitamina A, los tratamiento contra la gota, la hipertensión arterial, los anticoagulantes o depresivos pueden afectar a la salud de nuestro cabello. El pelo recupera su estado natural una vez que se detiene el consumo de estos fármacos.
  6. ✅  Hongos. Esta causa se manifiesta en pequeñas calvicies que se van extendiendo poco a poco, muestran un enrojecimiento pronunciado y aumento del picor en el piel. Son infecciones que acaban provocando la ruptura del pelo. Es muy común verlo en la alopecia infantil y juvenil. Con el tratamiento adecuado el problema desaparece.
  7. ✅  Tiroides. Los cambios hormonales provocados por un mal funcionamiento de la glándula tiroidea puede provocar un debilitamiento en el pelo. Tanto el hipertiroidismo como el hipotiroidismo pueden derivar en alopecia, que será reversible con un tratamiento adecuado que solucione el trastorno en el tiroides.
  8. ✅  Maltrato del pelo. El continuo uso de tintes, de alisado con planchas de calor, peinados agresivos con peines inapropiados, tensión excesiva en el recogido del pelo, cosméticos inapropiados son causas de debilitamiento del pelo. Detener estas agresiones al cuero cabelludo y facilitar su regeneración es la mejor solución.

Cura Alopecia: Tratamientos

Como hemos comentado anteriormente solo se puede tratar la alopecia no cicatricial, que es la que no afecta al folículo piloso y por tanto es recuperable con el tratamiento adecuado. Existen muchos tratamientos para hacer frente a la calvicie, alguno de estos tratamientos están ya probados científicamente, otros están en proceso de aprobación, y luego hay tratamientos que conocemos como leyendas urbanas o tratamientos caseros que no tiene ningún rigor científico y que no van a dar ningún resultados.

Os dejo esta tabla para que se vea de una forma más clara cuales son efectivos y cuáles no, y después pasamos a explicar los que mejor resultado desprenden.

✔  Efectivos  ✔ ✘  NO Efectivos  ✘
Finasteride Terapia Láser
Minoxidil Masajes Capilares
Dutasteride* Mesoterapia
Injerto Capilar Electrotricogenesis (ETG)
Ketoconazol Bioxidil
Cosméticos Capilares Extracto de Semilla de Uva


Finasteride

Se utiliza sobretodo para combatir la alopecia androgénica. Es un fármaco que actúa directamente contra la metabolización de la enzima 5-Alfa-Reductasa evitando que la testosterona se transforme en Dihidrotestosterona que es la hormona que provoca que el pelo se debilite y acabe cayéndose. Está demostrada su efectividad en pacientes y sus resultados son evidentes a partir del sexto mes aproximadamente.

Minoxidil

Se trata de una loción que mezclada al 5% en hombres y 2% en mujeres hace crecer el cabello. El motivo exacto por el que funciona esta fórmula aún se desconoce, pero lo que sí está probado es su efectividad en personas. La recuperación de cabello se da en los primeros 8 o 9 meses y después su uso continuado permite mantener ese volumen de pelo.

Dutasteride

En la tabla hemos puesto el Dutasteride con un asterisco porque aún no está aprobado por la FDA. Es una droga que se está tomando bajo responsabilidad personal, ya que su origen es para tratar la hiperplasia prostática benigna. Si se ha demostrado que es más efectiva que la Propecia y lo estudios continúan para desarrollar un fármaco que luche contra la alopecia, pero de momento como hemos dicho está en proceso de desarrollo y aprobación.

Ketoconazol

Es una crema que en principio actúa sobre la dermatitis seborreica o alopecia cuya causa viene dada por hongos o seborrea, pero que en algunos pacientes se ha mostrado eficaz como inhibidor antiandrogénico.

Injerto capilar

Es sin duda el más efectivo, pero el que mayor esfuerzo económico necesita, dado el elevado precio que tienen los injertos capilares. Este tratamiento puede estar muy condicionado a diferentes factores como el miedo al dolor, miedo a la palabra trasplante, o a su elevado precio, pero de lo que no cabe ninguna duda es a la efectividad que tiene.

Fases del crecimiento del pelo

A lo largo de nuestra vida, tanto hombre como mujeres, presentamos algún tipo de pérdida de cabello. El 90% de nuestro pelo está en la fase de crecimiento que suele tener un periodo de vida que abarca entre los 2 años y los 5 años, mientras que el resto se encuadra en la fase de reposo o de caída que dura aproximadamente entre dos o tres meses. Lo habitual es perder entre 50 o 100 pelos al día, y cuando estos se caen comienza un nuevo ciclo de crecimiento que da origen a un nuevo pelo dentro del mismo folículo piloso.

Las fases de crecimiento de cabello se distribuyen en tres:

Fase de Crecimiento o Anágena

La actividad celular en el folículo es muy activa y permanente lo que provoca un pelo sano, fuerte y brillante. Se genera una división celular en la raíz que está pegada a la papila y da origen a nuevo pelo y a que siga creciendo el existente. Durante todo el tiempo que dura esta fase, entre 2 a 6 años, el pelo está más expuesto a agresiones, como puede ser el estrés, las enfermedades o una mala alimentación, que afectan a esta fase de crecimiento haciendo que se reduzca la producción de cabello o incluso se detenga su desarrollo natural, alterando el equilibrio porcentual entre las distintas fases de crecimiento.

Fase de Transición o Catágena

Esta segunda fase dura alrededor de tres semanas y es en este periodo de transición cuando las células detienen su funcionamiento, el folículo se retracta y cambia de forma. El pelo se separa de la papila y comienza su ascenso hacia el cuero cabelludo finalizando con el desprendimiento del pelo.

Fase de Reposo o Telógena

Es la última fase y dura en torno a 3 o 4 meses. Es en este periodo cuando el folículo que mantiene la raíz del pelo descansa y el pelo comienza a caerse, hasta que se inicia de nuevo un ciclo de crecimiento.

Si se altera por la causa que sea el proceso de crecimiento (Anágeno) el pelo alcanza el proceso de reposo demasiado rápido de forma que se pierde más cabello del que se está generando. El desequilibrio entre estos porcentajes normalmente es lo que da origen a la alopecia y debe ser tratado.

Hay que tener en cuenta que estos ciclos no son iguales en todas las partes de nuestro cuerpo, es decir, el ciclo de vida y crecimiento en el área de las cejas no es el mismo que el pelo de la cabeza.

Diferentes fases del crecimiento capilar y ciclo de vida del pelo
Fases del crecimiento capilar

Alopecia en otras partes del cuerpo

Aunque la alopecia se suele achacar a la disminución de volumen de pelo en la cabeza, también se da zonas como son las ceja, la barba (alopecia areata barba), pestañas, pecho y demás partes del cuerpo donde se produce una pérdida anormal de vello. El modo de actuar es el mismo que hemos relatado a lo largo de todo este post. Descubrir los síntomas de manera prematura, un buen diagnóstico por parte de un dermatólogo especializado en la caída del cabello y una actuación rápida para aplicar el tratamiento adecuado otorgan un porcentaje de éxito muy alto en el paciente que sufre cualquier tipo de alopecia.

Te puede interesar conocer más de:

Alopecia Androgénica

Alopecia Femenina

Grados de la Escala Ludwig

Alopecia Infantil