Saltar al contenido

Alopecia areata, causas, tratamiento y cura

La alopecia areata también conocida como AA se trata de una enfermedad que afecta tanto a hombre y mujeres y consiste en la pérdida puntual de pelo en zonas concretas de diferentes partes del cuerpo, siendo la cabeza el área de alopecia más habitual. Aunque su origen no está determinado si se conocen las causas que lo provoca, los tipos en que se cataloga la alopecia areata y el tratamiento que debemos seguir para curar esta dolencia.

¿Qué es la alopecia areata?

Es una enfermedad de los folículos pilosos de origen desconocido que afecta tanto al género femenino como al masculino, y provoca calvas que suelen ser redondas y de diferente tamaño pudiendo llegar a ocasionar la desaparición completa del vello.

Se trata de una afección capilar crónica, es decir, puede volver a aparecer en cualquier momento de nuestra vida si ya la hemos sufrido en alguna ocasión. Es una enfermedad que se puede dar en cualquier momento, pero las estadísticas muestran que el 60% de las personas que padecen esta afección es menor de 20 años. Los mayores de 40 años la sufren en un 40% y un 12% será ya mayor de los 50 años. En esta edad tardía la alopecia areata se da en un mayor porcentaje en mujeres.

 

Porcentaje de personas que sufren alopecia areata
► El 60% es menor de 20 años ► El 20% es mayor de 40 años ► El 12% mayor de 50 años

La caída del cabello en parche redondo es un género de pérdida del pelo menos usual que la calvicie común. Se manifiesta por la pérdida de cabello que se encuentra en zonas específicas de la cabeza o bien del cuerpo. El desencadenante es, seguramente, una reacción autoinmune. Habitualmente, el pelo vuelve a medrar sin tratamiento tras cierto tiempo. No obstante, las recaídas son usuales.

Causa de la alopecia areata

Por el momento el motivo exacto que provoca la AA es desconocido aunque se sigue investigando para descubrir las causas. Sin embargo ya existen estudios y patrones que indican que esta enfermedad capilar puede venir provocada por:

  • Factores genéticos: Un porcentaje alto de pacientes han reconocido que alguno de sus antepasados ha sufrido en algún momento a lo largo de su vida esta alopecia.
  • Enfermedad autoinmune: El sistema inmunitario ataca los folículos pilosos que se debilita evitando que pueda realizar su ciclo de crecimiento de manera eficaz y esto provoca la caída del cabello.
  • Estrés: Cuadros graves de estrés pueden afectar a que se debilite nuestro cuero cabelludo y se inflamen los folículos.
  • Tics o manías traumáticas: En ocasiones es el propio paciente el que se inflige ese daño por tics o manía, arrancando el pelo de raíz y generando esa calva localizada. Se da mucho en los pelos de la ceja.

Tipos de alopecia areata

Este tipo de alopecia, como hemos mencionado anteriormente, se puede dar en cualquier parte del cuerpo y no se centra únicamente en el cuero cabelludo. Sino que se puede producir también en las cejas, en la barba donde es bastante común, en el pubis y resto del cuerpo donde existe vello.

En función de las características de la pérdida de pelo este tipo de alopecia se clasifica en los siguientes tipos.

  • En placa única: La afección se da solamente en una zona que por norma general es en el cuero cabelludo y es de un tamaño reducido. Es la presentación de alopecia areata más habitual.
  • Placa múltiple: Es similar a la alopecia de placa única, pero en este caso se representan con varias placas redondeadas que pueden aumentar su tamaño y juntarse en una gran zona de calvicie.
  • Total: La calvicie es completa porque la pérdida del cabello afecta a la totalidad del vello.
  • Areata universal: La pérdida del vello se da en todo el cuerpo. Todos los pelos del cuerpo desaparecen (axilas, piernas, pecho, pubis, cejas, etc)
  • Difusa o Incógnita: Es un tipo de alopecia poco frecuente y muestra una pérdida de pelo difusa, por tanto no muestras las placas de calvicie propias de esta enfermedad. La consecuencia de esto es que el diagnóstico que se estable se puede confundir con alopecia común o androgénica de patrón femenino.
  • De cabello oscuro: Es el tipo más raro e inusual. La enfermedad no afecta a los cabellos con canas o no pigmentados, desapareciendo solo el pelo de color oscuro. La sensación estética que deja es que la persona que lo padece ha envejecido bruscamente ya que solo mantiene el pelo blanco o canoso. Normalmente se asocia a grados o situaciones de estrés muy graves. Este tipo de alopecia areata también es conocido como síndrome de María Antonieta si se produce entre el género femenino o de Tomás Moro si se da entre los hombres.

La alopecia areata no es del tipo cicatricial. Esto significa que el folículo piloso no está afectado de manera permanente, por tanto es posible recuperar el cabello tras seguir un tratamiento adecuado.

Síntomas y pruebas para detectar la alopecia areata

La caída de mechones de pelo y las calvas redondeadas en zonas muy localizadas que deja la AA son el síntoma más evidente de esta enfermedad capilar. La calva que queda es de color

alopecia areata, causas y tratamiento
Alopecia Areata

blanco y suave. Esta enfermedad afecta al debilitamiento de los folículos pilosos por lo que en muchos pacientes se puede apreciar una inflamación de la zona y debilitamiento de estos folículos. Si el paciente tira suavemente del cabello próximo a esa calvicie localizada lo más seguro que ese pelo se desprenda sin esfuerzo, síntoma del debilitamiento cutáneo del folículo. Es una enfermedad que se desarrolla de manera rápida, por tanto al menor indicio lo mejor es acudir a una clínica capilar o a un dermatólogo para que haga un diagnóstico adecuado.

Diagnóstico

La alopecia areata del tipo común no se oculta a los ojos de un dermatólogo que a simple vista es capaz de determinar esta enfermedad. Para casos más complicados o en la que influyen más factores que el médico especialista haya podido descubrir en el examen del cuero cabelludo o en las preguntas sobre la pérdida de vello anterior, la velocidad con que se pierde ese pelo,  o qué tipo de dieta sigue el paciente, se hace un estudio detallado del cabello tomando una muestra del paciente, en incluso tomando parte de piel para un análisis completo. También es habitual que llegado a este punto de detalle se haga un análisis de sangre para ver si hay enfermedades autoinmunes o problemas de tiroides que estén acelerando o causando la alopecia.

Tratamiento y cura de la AA

La alopecia areata no tiene un impacto grave sobre la salud de la persona que la padece, pero sí puede tener un impacto importante en el plano psicológico porque afecta a la pérdida de autoestima del paciente.

El pronóstico del médico especialista será el que marque las pautas del tratamiento que debe llevar el paciente. Normalmente es un tratamiento que se realiza paulatinamente para evitar efectos secundarios o un tratamiento excesivamente agresivo en el paciente desde el primer momento.

El tratamiento para la alopecia areata se suele distinguir en

Uso Tópico

Es poco agresivo y con pocos efectos secundarios, se aplica normalmente en loción. Dentro de este tratamiento encontramos el Minoxidil, Corticoides, Antralina, Fototerapia, Fotoquimioterapia, Inmunoterapia, láser.

Uso Sistémico

es aquel tratamiento que actúa desde el interior del organismo. Se aplica de forma oral o mediante inyecciones. Se da en paciente que sufren una patología de la alopecia más grave. Dentro de este tratamiento está la Ciclosporina, Metotrexato, Sulfasalazina…

USO TÓPICO USO SISTÉMICO
Minoxidil Corticoides
Inmunoterapia Ciclosporina
Láser Metotrexato
Fototerapia Sulfasalazina

 

Muchos pacientes que han sufrido crisis nerviosas o cuadros de estrés ven agravado su problema por este motivo y encuentran cura en tratamientos alternativos como acupuntura, yoga, terapias… y recuperan el estado de su pelo natural sin necesidad de ningún tratamiento médico.

El tratamiento para la pérdida del cabello se enfoca de manera particular a cada caso. La extensa oferta de productos para la recuperación capilar refleja la demanda y la incidencia de este inconveniente. Sin embargo, poquísimos principios activos son verdaderamente efectivos y asisten a frenar la caída del pelo y a acrecentar palpablemente su espesor. Ejemplos de fármacos eficientes para la pérdida del cabello en los varones son los principios activos como el Minoxidil y el Finasterida. En el caso de las mujeres el Minoxidil o bien preparados que contengan la hormona sexual femenina, y los llamados antiandrógenos, son los principios activos más eficientes.

En la mayor parte de los casos, la pérdida del pelo no se considera una enfermedad más. Causa trastornos a quienes padecen la pérdida de pelo. Las personas con rebosante pelo generan en el resto la impresión de vitalidad, juventud y salud, al tiempo que la pérdida de pelo está socialmente relacionada con enfermedad y vetustez. En consecuencia, la caída del pelo puede tener una connotación sensible en ciertas personas, puesto que puede reducir su autoestima. Antes de comenzar un tratamiento para combatir la alopecia es esencial efectuar un diagnóstico claro atendiendo a la exploración física y a los análisis clínicos.

También te puede interesar estos otros articulos

Causas de la alopecia androgénica

¿Cómo combatir la alopecia infantil?

Alopecia en mujeres